Viernes, 19 Octubre 2018

N Noticias

Las mascotas también se toman vacaciones

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cada vez son más las familias que llevan a sus mascotas a los destinos que eligen para descansar. Berazategui, como “Ciudad Mascotera”, privilegia su cuidado, y a través de la Clínica Veterinaria Municipal, la primera de su tipo en la Argentina, brinda una serie de recomendaciones para tener en cuenta a la hora de emprender un viaje.

Si bien existe un conjunto de controles que todos los animales deben realizarse, como desparasitación y vacunación, entre otros, existen cuidados especiales para las mascotas en verano, tanto durante el viaje como para la estadía en el lugar turístico. 

“La primera decisión que se debe tomar es qué medio de transporte se utilizará para llevar a la mascota. Si es un auto, se deben hacer paradas para que ésta haga sus necesidades y que, además, se pueda hidratar. En tanto, si se realiza un viaje al exterior, en  Berazategui contamos con una oficina regional del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), donde le brindarán a los interesados las indicaciones necesarias”, expresa Luis Martínez, el director de la Clínica Veterinaria Municipal.

Luego de haber viajado, llega el momento de instalarse en el destino turístico elegido. En este sentido, el responsable de la Clínica manifiesta: “Se recomienda - sobre todo en la playa, donde se ve mucha cantidad de perros- que las mascotas estén con correa y bozal. Por otro lado, los dueños no deben olvidarse de llevar una bolsa para recoger las heces de los animales, ya que hay chicos que juegan en la arena y el contacto ellas puede desencadenar una parasitosis en los menores”.

“Los animales, en estos períodos estivales, tienen que tener una buena cantidad de agua a disposición, y hay que estar atentos a que beban. En cuanto al alimento, es normal que coman un poco menos. Ellos administran la comida y lo que necesitan”, subraya el director del espacio.

“El pelo en las mascotas funciona como aislante térmico natural, tanto en invierno, para protegerse del frío, como en verano, ante la exposición a los rayos solares. En épocas de altas temperaturas, muchas veces los pelan, pero en realidad lo más aconsejable es favorecer las mudas, es decir, sacar esa pelusa que queda del invierno. Esto se puede hacer mediante el baño y cepillado. De esta manera, se le deja una capa de pelo superficial que actúa como aislante”, informan desde el área.